La respiración constante durante el parto hará que logres aumentar las cantidades de oxígeno que logres inhalar tanto para ti como para el bebé. Las técnicas de respiración son de gran ayuda cuando estamos pasando por la etapa de las contracciones y no hace sentir más tranquila durante el trabajo de parto.Cuando nos encontramos tensas o asustadas, la respiración se vuelve superficial y mucho más rápida. Los músculos se contraen hacia arriba haciendo que se ponga tensos y rígidos. Cuando entramos en pánico, haces que la respiración se acelere mucho más y llegue hasta los pulmones y sólo puedas tomar pequeñas bocanadas de aire y expulsar bajo pequeños soplidos.

Es común que durante este proceso te sientas mucho más mareada y que no tienes control de nada, sobre todo que comiences a sentir una sensación de cosquilleo y que la boca se comience a adormecer.

No obstante, es algo común que suelen pasar todas las mujeres durante este proceso y que si no tratamos a tiempo puede hacer que te agotes mucho más rápido y perderás toda la energía que necesitas al momento del parto.

Patrones que debes de seguir para respirar durante el parto

Empieza a cerrar los ojos y concéntrate lo más que pueda en tu respiración. Observa que tan rápido va y comienza a inhalar, reteniéndola un poco y haciendo una pequeña pausa exhala. La exhalación es algo breve pero profundo y ayudan a que los pulmones puedan tomar más fácil la inspiración.

Cuando estés en trabajo de parto es muy importante que tengas una respiración rítmica y no permitir en ningún momento que la inspiración sea prolongada. Lo única que debe de ser de esa manera es la exhalación.

Al momento de tener contracciones que sean realmente fuertes, la respiración se vuelve mucho más superficial. Lo cual no genera ningún problema, sólo hay que tener cuidado en que la respiración no vaya muy rápido y se convierta en signos de pánico.

Las técnicas de respiración ayudan al momento de pujar

Durante el parto estamos empujando al bebé para que salga de nuestro interior. Muchas son las que durante este proceso contienen la respiración. Sólo debes de seguir aquella necesidad que tengas de pujar y hazlo cada que vez que puedas y en cada contracción.

Es normal sentir la necesidad de pujar muchas más veces en cada contracción, recuerda inhalar entre cada uno de ella. Procede a pujar y respira muy profundo antes de comenzar a pujar.

No es recomendable que contengas la respiración y pujes más de lo que puedes lograr que lo mismo pueda causarte una lesión pélvica y podría ser peligroso. Otra razón que te damos para que tengas siempre en cuenta cuando quieras sostener mucho tiempo la respiración y pujar al mismo tiempo, es que este proceso puede causarle daños al bebé.

Si puja por más de cinco o seis segundos en un solo momento, puede ocasionar que el bebé comience a perder oxígeno y puede causarle de cierta manera algún tipo de sufrimiento.

 

This div height required for enabling the sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views :
0 Shares
Share via
Copy link