Durante el embarazo el cuerpo de una mujer está pasando por muchas cosas, cambios hormonales y demás. Y por supuesto que con todas estas exigencias el corazón también se ve afectado variando la frecuencia cardiaca durante la gestación.El volumen de sangre que circula por el torrente sanguíneo de una mujer embarazada aumenta en hasta un 50% durante este periodo, por lo que el corazón debe trabajar más fuerte para mantener esas cantidades de sangre circulando.

No te preocupes, si eres una persona saludable, tu cuerpo se encuentra totalmente preparado para afrontar esta situación. De hecho, se ha llegado a creer que estos aumentos en la frecuencia cardiaca pueden resultar beneficiosos ya que se asemejan a los que presentan algunos deportistas.

Frecuencia cardiaca durante la gestación

Tu corazón tiene ahora el trabajo y la capacidad de adaptarse a las nuevas exigencias de tu cuerpo, el aumento de tus medidas y el tener que nutrir a esa nueva vida que crece dentro de ti no es tarea fácil.

Pero el corazón es un órgano fiel y muy trabajador que estará más que dispuesto a aumentar su frecuencia cardiaca de sus habituales 70 latidos por minuto a un promedio de entre 85 a 90 latidos por minuto, pudiendo llegar hasta los 140, esto para aumentar el flujo de sangre en un 30%.

Es de esperarse y completamente natural que tu frecuencia cardiaca durante la gestación vaya aumentando según avance tu embarazo.

Embarazada y en forma

Es muy recomendable que las mujeres mantengan su actividad física durante el embarazo, todos sabemos que el sedentarismo no es nada bueno. Pero aún más recomendable es que reduzcan esta actividad considerablemente, ya que se ha determinado que una frecuencia cardiaca que sobrepase los 140 latidos por minutos durante el periodo de gestación afecta negativamente al feto.

Si durante tu rutina de ejercicio te notas un poco sofocada y con dolor en el pecho, lo mejor será que visites a tu médico cuanto antes.

La razón por lo que una frecuencia cardiaca durante la gestación de más de 140 latidos por minuto puede ser nociva para tu bebé, es que toda esta sangre que corre por tu cuerpo se dirige hacia los músculos que lo requieren y se aleja del feto, provocando una escasa irrigación sanguínea en el mismo y pudiendo afectar su desarrollo.Si eres de esas personas que no se pueden estar quietas, lo entiendo, solo trata de ir un poco más despacio para que sobre exijas a tu cuerpo. Ya en un estado de reposo tu corazón estará trabajando al doble, así que no hará falta mucho esfuerzo para acelerarlo, con un poco de ejercicio bastará por ahora.

Recuerda que hasta la actividad más beneficiosa en exceso puede terminar haciendo daño, así que cuídate, cuida tu cuerpo, cuida tu corazón, pero sobre todo cuida a tu bebé.

Si notas cansancio, falta de aliento o dolor en el área del pecho mientras realizas tus actividades no lo dudes y acude a tu médico tan pronto como te sea posible. Puede que tu salud esté en riesgo.

 

×