La placentofagia es un tema que ha generado últimamente mucha controversia entre las mujeres, sin embargo, una cosa es clara y eso es que la placenta es vital para los bebés en toda la etapa del embarazo, necesitando que la placenta tenga la cantidad de nutrientes adecuados y cuente con las propiedades positivas.En el mundo animal es normal observar cómo los animales se comen la placenta, pero en otros no como lo es en el caso de los chimpancés (animales con los que tenemos muchas similitudes), sino que practican el nacimiento de tipo Lotus, que vendría siendo algo opuesto a la placentofagia.

¿Qué es el nacimiento Lotus y en qué consiste?

El nacimiento de tipo Lotus es una forma de concebir a los niños que tiene una práctica distinta a la convencional, la cual se basa sencillamente en no cortar el cordón umbilical, sino que se deja al bebé unido con la placenta hasta que ambos se separen de forma fisiológica y natural, cuando el proceso esté realizado de manera individual de forma madura. El nacimiento Lotus es utilizado en la actualidad porque en él no hay ningún tipo de infecciones, sangrados ni dolor.

Según Michael Odent, un estudioso de estos nacimientos afirma que es mucho natural y ecológico, defendiendolo y asumiendo que debería ser más practicado. Las distintas experiencias que se han recopilado de madres que han practicado el nacimiento Lottus, es que, si bien se presenta ausencia de dolor, las condiciones climáticas son un factor muy importante.

El factor clima y el nacimiento Lotus

Si vives en un ambiente caluroso, el nacimiento Lotus podría tener como desventaja a que los olores pueden ser fuertes después del tercer día, si bien no es nada grotesco, es cierto que hay una presencia de olor en el sitio donde esté. Cada placenta tiene un olor distinto al igual que cada bebé luce de una manera diferente; a algunas madres les gusta el olor que tiene su placenta, así como también le gusta el olor que tiene el bebé, ya que es algo que le recuerda a familia.

Al contrario de lo que se piensa, la placenta no se daña mientras que esté unida al bebé, así que no hay que añadirle ningún tipo de preservantes, ni sal marina o cosas por este estilo.

La relación que guarda la placenta con el bebé

Cada placenta comparte un material genético con el bebé, el 100% de esta, así que es como si fuera un hermano u otra parte del bebé, solamente que ésta no se forma como un humano, sino que se mantiene como una conexión latente con la madre.

Las personas estudiosas del nacimiento Lotus, así como las madres que han practicado este tipo de nacimiento, recomiendan que no se separe a la madre y al bebé al nacer, sino que hay que dejar que las cosas fluyan de una manera natural; además de que así también ‘’se evitan’’ el mal rato que puede pasar el bebé (también la madre tanto físico y emocional) cuando se separa de forma inesperada de la placenta.

 

This div height required for enabling the sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views :
0 Shares
Share via
Copy link