Luego de una cesárea es normal sentirse cansada, adolorida, agotada. No es fácil al comenzar una vida con un recién nacido en casa, requiere de mucha atención que no puedes brindarle al 100%, una etapa de adaptación bastante difícil pero que poco a poco irás llevando con más calma.Es necesario saber que hemos sido sometida a una cirugía mayor abdominal, la cual requiere un cuidado post quirúrgico. Es normal que te sientas frustrada, sufras de estrés al no poder atender a tu bebé como quisieras, pero hay que tener paciencia durante las primeras semanas, tienes que cuidarte al no hacer esfuerzos y siempre tener a alguien que pueda prestarte ayuda.

Sin embargo, acá te dejaremos unos cuantos consejos que puedes seguir para tener una recuperación pronta y más rápida.

Lo esencial

Lo primordial durante los primeros días es ponerse de pie y caminar, comenzar paso a paso, tomando su debido descanso, aumentando la distancia cada día un poco más, pero sin excederse demasiado. Sí, la primera vez sentirás como si te vas a partir en dos y una presión incómoda, pero es fundamental que se haga esto si quieres recuperarte lo antes posible.

Es de hacer notar que estos paseos se recomiendan hacerse con alguien a tu lado del cual puedas apoyarte y tratar de que en cada paseo camines de manera erguida, algo imposible al principio, pero verás los resultados poco a poco.

Como mencionamos anteriormente, es crucial tener a alguien que pueda apoyarte y ayudarte con todo lo que necesites, estás en fase de recuperación, por lo que, no puedes realizar esfuerzos ni agacharte. Debes descansar lo más posible, no puedes conducir, subir o bajar escaleras ni levantar peso. Puedes pedirle a la persona que te presta apoyo que te pase al bebé al momento de darle el pecho, que lo acueste al terminar de comer o bañarlo si es que estas actividades requieren mucha fuerza de tu parte.

Es importante cuidar la zona de la herida con sumos celos, se debe limpiar constantemente y cubrir muy bien para evitar complicaciones, infecciones, entre otras cosas. Aun así, siempre habrá movimientos involuntarios de tu parte que produzcan dolor, bien sea al reírnos, toser, estornudar y lo mejor que se puede hacer cuando esto suceda es sostener la zona de la tripa con la mano o utilizar una almohada, así le estarás dando apoyo y lo proteges.

Además…

Durante esta etapa de recuperación harán acto de presencia los dolores estomacales, gases, estreñimientos y retorcijones. Estos los puedes evitar al llevar a cabo una dieta rica en fibra, sana y saludable, beber líquidos en abundancia, con esto podrás combatir todo tipo de molestias intestinales.Se requiere tener buena higiene, lavar y secar bien a diario la cicatriz, se recomienda utilizar un jabón de Ph neutro y dar toques leves con un paño limpio.

Se debe estar atento a cualquier tipo de anomalía en la zona de la cicatriza, ya sea escozor, mal olor, fiebre, color extraño, etc. De ser así, recurrir inmediatamente a su médico.

El uso de la ropa cómoda durante este período de recuperación es fundamental, trata de evitar las prendas ajustadas, los elásticos y demás. Siempre usa prendas holgadas, al menos los primeros días, como los son: los vestidos o las que se atan con un lazo.

 

This div height required for enabling the sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views :
0 Shares
Share via
Copy link