El embarazo es una etapa bastante delicada, por ello, se debe verificar el estado tanto físico como mental de la madre, no sólo la del bebé, ya que, si ésta se encuentra deprimida, bajo estrés, en medio de una discusión, dichos sentimientos pueden causarle daños (muchas veces irreparables) al bebé. Acá les mostramos cuáles son esas consecuencias:

Consecuencias provocadas por el estrés

Un parto prematuro siendo el más inducido por el estrés, también podría serlo por otras emociones fuertes, que provocan problemas con la presión arterial y la conocida hipertensión gestacional, causando el nacimiento más rápido y antes de lo que se tenía previsto, viéndose en peligro la vida del bebé o su desarrollo mental y/o físico.

Muchas de las acciones que la madre tenga durante su embarazo, pueden afectar a futuro el comportamiento o la personalidad del bebé, tomando así dicho carácter durante su gestación, causando que tenga conductas muy problemáticas.

La depresión y el estrés causan cambios hormonales severos en la madre, provocando que esto afecte al bebé, debido a que reciben nutrientes y proteínas mediante el líquido amniótico, y dejando de recibirlos o a medias gracias a que dichos cambios hacen que los procedimientos de estos nutrientes se pierdan rápidamente y el bebé nazca con un peso muy bajo.

Está demostrado que muchos de los abortos espontáneos son ocasionados por la depresión y el estrés prolongados, se han visto casos donde las madres pierden a sus bebés por estas causas a las 20 semanas de gestación.

Por eso, se les recomienda a todas las futuras madres tomar esto en cuenta, tratar de evitar conflictos, riñas, estrés y depresiones a pesar de que se vea como algo muy difícil, nunca es imposible. Lo importante es mantenerse en calma, paz, con buena estabilidad emocional y mental para que nos pueda ayudar en esos momentos tan difíciles.

Otras consecuencias

Otra consecuencia al estar bajo estrés y demás emociones severas, puede causar que el bebé tenga un desarrollo más lento. El cambio drástico hormonal ocasiona que su tamaño y peso sea más reducido de lo normal, sin mencionar los problemas físicos y mentales que puede sufrir, bien sean: autismo, déficit de atención, trastornos psicológicos, etc.

La madre al estar bajo estrés, en una discusión, enojada, triste o en depresión, su cuerpo tiende a liberar químicos. Estos son: Adrenalina, causada por la ira, catecolaminas son liberadas al sentir miedo, el estrés expulsa cortisol y la euforia libera endorfinas.

Todos estos pueden ser absorbidos por el bebé e impactar en su desarrollo cerebral de forma negativa.

El rol del padre hace un gran papel durante la gestación del bebé, él ayuda a garantizar un excelente estado emocional tanto en la madre como en el bebé. Todo esto se obtiene por medio del amor, la paciencia, tolerancia y comprensión.

Las emociones afectan al sabor del líquido amniótico, por ende, esas madres que sienten constante miedo, angustia, depresión o altos niveles de estrés, son manifestados en niños a largo plazo al presentar problemas de hiperactividad, ansiedad, problemas de aprendizaje, de conducta, etc.

 

×