Carta a mi futuro padre.

En los embarazos toda la gente hace el enlace de la mamá con el bebé, algo que es lo evidente. Pero qué hay de la conexión papá-bebé. ¿No existe?, ¿Es tan ambigua que no se considera importante? O solo se toma en cuenta a papá cuando el bebé nace y comienzan las responsabilidades de cuidado y manutención.Pero, pensemos un momento, si el bebé establece conexiones tanto con mamá como con papá desde el momento de su concepción, a mamá, aunque no le hable le hace sentir emociones, expectativas, hasta movimientos, pero con papá ¿cómo se pudiera comunicar?

Podría ser por medio de una carta, sería algo así:

Papi:
Te escribo esta carta, porque tengo que decirte un millón de cosas. Quiero que sepas, porque te elegí como mi papá. Eres un hombre formidable, atento, trabajador, honesto y sobre todo quieres mucho a mi mami, y siempre le pediste que yo viniera a este mundo.

Por desearme y quererme tanto, mucho antes de saber que yo existo, es que te escogí entre tantos papás. Estando dentro de mi mami, me siento seguro porque ella hará todo lo que este a su alcance para que sea por nueve meses así. Y sé que tú la ayudaras.

Nunca te sientas celoso de mí. No quiero quitarte el amor de mamá, porque sé que son amores totalmente diferentes. Y que ella comparte cosas contigo que no puede hacer conmigo y al revés. Cada uno tiene su espacio en el corazón de mami, y así debe ser.

¡Seremos dos amores dentro de ella! por el momento… porque quisiera que fuéramos más.Estando aquí dentro, puedo sentir tú preocupación sobre todo lo que se relaciona a mí: Qué le falta a mi cuarto, cuál balón me puedes comprar, si seré un niño (a) sano, si me pareceré a ti y si me puedes enseñar lo que el abuelo te enseño a ti… ¡cuánta angustia papá!

Por medio de esta carta, quiero que sepas que puedes ayudar a mamá en mi desarrollo, con unas simples cosas: cuando ella tengas sus cambios de humor sin razón alguna, compréndela, no le lleves la contraria. Si te pide que quiere comer algo inusual o que no esté preparado, si puedes complácela, no es su culpa, ¡soy yo quien quiere comerlo!

Si no quiere levantarse temprano, llévale el desayuno a la cama, es simple, pero eso la reconfortará. Si puedes acompáñala a los controles de embarazo, así compartirán como voy creciendo y ¡verán las fotos de mi eco juntos! ¡Te veré sonreír!

Cuando llegue el momento de mi nacimiento, será por fin el día que nos veremos a las caras, pero mami necesita más ayuda tuya que yo. Ten calma y paciencia, tanto con ella, como con todas las cosas que tienen que hacer. La maleta con mis cosas y con las de mami, la puedes poner cerca de la puerta de casa. Así como también la carpeta con mis exámenes.

De ser posible, tú no manejes, así tendrás una responsabilidad menos. Tómale la mano a mami en todo momento, dile lo linda que se ve, y lo mucho que la amas. Así ella se angustiará menos, sabiendo que cuenta contigo.

Bueno papi está es mi carta, ¡solo para ti! Te amo papi ¡Pronto estaremos toda una vida juntos!

 

 

 

×