Se han hecho muchos escritos sobres las pérdidas de bebés y de aquellas familias las cuales han padecido este tipo de pérdidas, a veces es sorprendente cómo la sociedad hoy en día se ha olvidado de este tipo de problema sociales y la manera del sufrimiento de estos padres, entenderlos es un problema, debemos tratar de ponernos en los zapatos de estas familias y entender su sufrimiento, también es importante extender una ayuda y animarlo en la espera de un nuevo bebé a este mundo o mejor dicho a su mundo.

Debido a estos detalles, en cuanto al apoyo y la solidaridad me he centrado en un tema importante, decidí redactar un poema levantando homenaje a aquellos bebés arco iris y en aquellos padres que lastimosamente perdieron a su amado bebé, este poema está realizado con la esperanza de que sirva de apoyo y de esperanza a aquellas parejas que han sufrido la pérdida de su bebé. Por ellos este este es poema de la cesárea que ayuda a miles de mujeres en el mundo.

Poema de la cesárea que ayuda a miles de mujeres.

“Ya estoy aquí”

Ha pasado tanto tiempo, pero todo es tan pasajero que parece que hubiese pasado ayer,

En ese momento en que lloraste por ver nuevamente, aquella cruz en ese test.

El remolino de alegría, de ilusión y de expectativa

Con muchos tipos de recuerdos llenos de dolor, luz, esperanza y de un adiós

“yo aún no digo nada todavía”, comentaste a papá

“no podría soportar que se repitiera nuevamente”

“no amor mío, nadie se enterara, no lo contaremos

Aun en un futuro, podremos decir la verdad”

Dentro de tu vientre crecía y podía escucharte muy felizmente,

Se que llegará un nuevo día, con un esplendoroso amanecer,

Y se acercaba ese instante, podía entender que tenías dolor,

Todo coincidió, en ese momento que él dijo adiós.

tengo temor, este es el día, solo lo que hago es llorar”

Le comentaste muy nerviosa, y papi fue a abrazarte

“papi no me sueltes”, “no te soltare”,” te amo”,” también te amo”

Sé que mañana será un día lleno de esperanza. lo lograras.

Llegó ese instante, un momento cargado de control, se presentó nuevamente una ecografía

Nuevamente lo tomaste, esperaba esa reacción.

¿Por qué no escucho tu voz? ¿Por qué no me miras con tus ojos?

¿Por qué no me hablas? Alza tu mirada a mí padre mío, oh madre mía…

Pudiste alzar tu voz de felicidad, en ese momento que escuche fuerte mi corazón.

El tiempo ha sido muy largo, aún parece que todo fue de aquel día pasado

Cuando soltaste muchas lágrimas por ver nuevamente, esa cruz en ese test

Estoy listo para ver tu rostro, se acerca otra contracción

Son olas muy ondulantes las cuales me acercan más a la orillas de tu amor.

Ya acá estoy, no me dejes, no te apartes de mí,

Tras al cordón que está en tu ombligo, solo tus manos me unen contigo,

Al ver tus ojos, veo esperanza, una luz única y especial,

Como ese arco iris que la lluvia se lleva, solo llegar con unos vientos suaves de sanidad.

×