Tener una hija es ganar una hermosa princesa y amiga para toda la vida

Un embarazo es el momento especial en la vida de cualquier mujer independientemente del sexo que tenga el bebé, pero no se puede negar que el hecho de saber que se tendrá una niña puede ser mucho más emocionante de lo que se piensa. Es tan especial el hecho de tener una nena que muchas mujeres aseguran que comenzaron a vivir ese día y que todo ha sido muy especial para ellas de ahí en adelante.

Ahora, hablaremos más en detalle del milagro de traer una bebé a la familia a que colme de bendiciones su hogar de destino. ¿Qué implica el hecho de tener una beba en casa?

Una vez que el doctor que atiende a la madre le da la grandiosa noticia de que va a ser mamá de una nena, es tan grande la felicidad que siente que no le puede caber en el pecho. De solo pensarlo se le pone la piel chinita de la alegría. Lo primero que puede pensar es en todas las cosas que le va a tener que comprar para colmarla de lo más hermoso que pueda haber en el mundo al momento de su nacimiento, sobre todo si son de tonos rosaditos y morados como seguramente le encantarán a esa alma de Dios.

Ahora bien, es verdad que el nacimiento de una niña siempre será una razón para festejar y estar plenamente emocionados, pero no todo es tan fácil como se pinta al principio.

Así como es uno de los mayores gozos de la vida, también puede ser un verdadero dolor de cabeza para el que hay que llenarse de mucha paciencia y dedicación.

Siempre que se trae una nueva vida al mundo, se tiene que estar muy consciente de que ya las horas de sueño y la tranquilidad ya no van a ser las mismas de antes. Ahora, la calma y el descanso van a dar paso a todo un cumulo de carreras y preocupaciones que pueden aturdir muchísimo a los padres.

Sin embargo, es tanta la ternura y el amor que despertará esta hermosa criatura en su mamá que no habrá sacrificio en el mundo demasiado grande para asegurarse de que esté bien siempre.

¡Qué hermoso es tener al fin una princesa en el hogar!

Incluso si cuando la niña crezca decide que el color rosado no es de su agrado, se va a convertir en una bellísima princesa desde el mismo momento en el que los padres se enteran que viene en camino.

No es un color ni una vestimenta lo que la convierte en una princesa, sino todo lo que cambiará con su llegada al mundo. Es ese diminuto ser que les demostrará a los adultos que están a su alrededor qué están dispuestos a hacer por otro ser vivo que requiere de sus cuidados todo el tiempo.

Una hija es esa personita que le hará ver a sus padres qué tanto pueden llegar a amar a otro ser humano y lo mucho que lo puede consentir para que siempre se sienta bienvenido en este mundo.

Una de las mejores muestras de la felicidad que trae una hija a la vida de sus padres es que estos con solo verla son capaces de mostrar la sonrisa más amplia que se haya visto jamás. La alegría de esta criatura también es y será siempre la de ellos.

Vas a notar lo amorosa que puede llegar a ser aún sin haber sido entrenada para ello. Solo con ver a los seres que le dieron la vida se derretirá de amor, incluso si todavía no sabe lo que es.

Una de las cosas más maravillosas de una niñita es lo versátil que puede llegar a ser. Así como hoy puede vérsele besando y abrazando sus muñecos, también puede ser vista totalmente embarrada de lodo y con sus mejillas totalmente llenas de mantequilla de maní correteando por cada espacio de la casa.

Otra de sus más grandes facetas es cuando se coloca con mucha dificultad el maquillaje de mamá porque quiere ser tan hermosa como ella, aunque ya lo sea sin nada de eso en su carita.

Tener una hija es la experiencia más grande y maravillosa que puede vivir cualquiera, así que debe ser recibida con el mayor regocijo.