Podrás regresar a trabajar pero tus hijos no serán bebés por siempre

Es una pregunta recurrente para las madres trabajadoras, el cuándo se reincorporarán al trabajo. Las personas sienten muchas dudas con respecto a en que emplearás tu tiempo mientras cuidas a tu bebé en lugar de ir a la oficina. Pero, eso realmente no debería preocuparte, si acabas de convertirte en madre y estas de permiso post natal tomate tu tiempo para cuidar de tu bebé y adaptar tus rutinas y a tu nuevo estilo de vida.

Cuando un bebé nace, son muchas las cosas que cambian en la vida y el entorno de la madre, para comenzar, su tiempo, sus decisiones, actividades y hábitos ahora giran en torno a otro ser vivo. 

Ya no puede disponer del tiempo que quiera ni siquiera para dormir la siesta, entonces es justo que se le conceda un periodo para que pueda adaptarse y cuidar de la mejor manera a su bebé. Para los recién nacidos, el vínculo con su madre es súper importancia y es vital que no sea interrumpido ni tampoco molestado mientras convive con ella en sus primeros meses de vida.

Siempre podré regresar a trabajar pero mis hijos no serán bebés por siempre.

La adaptación a un ambiente nuevo, con millones de estímulos pululando a su al rededor y prácticas que antes no había conocido son solo algunas de las cosas que un bebé debe soportar apenas saliendo de su pancita.

Ahora imagina que la única persona que puede ayudarlo a sobrellevar esa situación y encima con quien tiene la conexión más fuerte y es su fuente de alimento lo deja para ir a atender a un cliente o presentar un informe.

El bebé no lo entiende, siente un profundo desarraigo, abandono, y se deprime sin que alguien más pueda evitarlo. No es de extrañar que en algunos países se estén tomando medidas para reivindicar los derechos de las mujeres a llevar un post parto adecuado, fuera de presiones laborales.

Ya que además de luchar en muchos casos con pagos salariales denigrantes en comparación con los hombres y puestos de trabajo desmejorados, también deben soportar que se infravalore su papel como madre.

Cada día se libran nuevas batallas judiciales para lograr extender estos permisos post natales tanto para las madres como para los padres, beneficiándolos no solo a ellos sino más que eso a sus bebés.

Ya que se les hace imposible entender de horarios de oficinas, biométricos y ajustes salariales solo se preocupan de cuando les falta su leche caliente y los brazos de su mami para dormir. No hace falta nada más en el mundo de los pequeños.

Es por eso que se dice, Siempre podré regresar a trabajar pero mis hijos no serán bebés por siempre.

Porque la realidad es esa, tu jefe puede esperar, los demás empleados pueden esperar, puedes regresar al horario después pero tu bebé no dejará de crecer, no dejará de necesitarte, no dejará de extrañarte si te vas.

Toma la mejor decisión y se consiente de lo que está en juego y si pueden situarse en el mismo peldaño de importancia tu trabajo y la crianza de tu bebé.