Padecer Listeriosis durante el embarazo puede conducir a parto prematuro o aborto espontáneo

Todos conocemos muchos de los peligros a los que está expuesta una mujer al quedar embarazada, pero hay uno en específico que, a pesar de haber sido ampliamente estudiado, muchos no le prestan la atención que su gravedad requiere. Estamos hablando de la listeriosis, que puede ser definida como una mortal infección ocasionada por la bacteria Listeria monocytogenes

Estamos hablando de la listeriosis, que puede ser definida como una mortal infección ocasionada por la bacteria Listeria monocytogenes. No es común que ataque a los seres humanos, pero por ello no es menos grave una vez que ha comenzado a manifestarse en el organismo.

Se cree que un factor determinante para el contagio es el consumo de alimentos que han sido previamente contaminados con la bacteria que ocasiona la aparición de la enfermedad, sobre todo cuando hablamos de leche cruda y queso que se elaboró en base a ella. Sin embargo, también es común que el contagio se produzca al consumir carne cruda o que no esté bien cocida. A continuación, hablaremos un poco sobre los posibles síntomas y de qué forma esta grave enfermedad puede prevenirse.

La listeriosis es una infección producida por la bacteria Listeria Monocytogenes, de transmisión alimentaria. La bacteria se distribuye ampliamente por la naturaleza y se puede encontrar en distintos alimentos. Se aísla frecuentemente en el suelo, polvo, agua, y a partir de múltiples fuentes animales y vegetales.

La bacteria Listeria Monocytogenes se incluye en el Grupo II (riesgo moderado y difusión importante) de entre los agentes biológicos que constituyen un riesgo alimentario, junto a otros como la Salmonella, Streptococcus, Rotavirus…

La L. monocytogenes se aísla en determinados quesos, en embutidos, salchichas, ahumados... y en una serie de alimentos los cuales deberían evitarse durante el embarazo. La puede experimentar cualquier persona que se encuentre expuesta a la bacteria, pero son las mujeres embarazadas el grupo más vulnerable a sufrirla si no se toman las medidas correspondientes a tiempo.

Una vez que estas han sido contagiadas, suelen experimentarlo como un simple resfriado, por lo que no lo ven como algo de lo que tengan que preocuparse demasiado. Por la misma razón, se recomienda que visiten a su médico de cabecera si este síntoma persiste por un tiempo no común.

Aunque un resfriado suele ser el síntoma más común, la afectada también puede comenzar a manifestar fiebre, fuertes dolores musculares, dolores de cabeza frecuentes, pérdidas constantes del equilibrio, convulsiones, entre otros.

Las complicaciones van más allá de los síntomas previamente mencionados,  La listeriosis puede ser transmitida al feto a través de la placenta aún cuando la madre no presente signos de la enfermedad. Esta infección puede conducir a parto prematuro, aborto espontáneo, parto de feto muerto, o niños a término con graves secuelas, sobre todo neurológicas, pudiendo provocar retraso mental.

Además de las mujeres embarazadas, hay muchos otros individuos que son susceptibles a padecer de esta terrible enfermedad, sobre todo si tienen sistemas inmunológicos débiles. Es esta categoría, por supuesto, entran los bebés recién nacidos, quienes aún no cuentan con las defensas requeridas para protegerse de padecimientos de este tipo.

Cómo se puede prevenir la listeriosis

Por fortuna, este grave padecimiento se puede prevenir siempre que se tomen las medidas necesarias para ello. una de las primeras medidas que hay que tomar es dejar de lado todos los alimentos que crudos por tratarse de comprobados factores de riesgo. También se recomienda que se dejen de lado los productos artesanales, aunque no aportan el mismo grado de riesgo que los alimentos crudos.

Además de eso, también se debe tener muchísimo cuidado con las condiciones en las que se encuentre la leche que se va a tomar. Para ello, hay que leer que la botella contenga grabadas las siglas UHT (Ultra High Temperature), lo que significa que el producto fue sometido a un proceso de ultrapasteurización bastante intenso. A través de dicho proceso, muchas de las bacterias que pueden afectar la calidad de la leche son eliminadas.

Otra recomendación que se puede hacer, sobre todo a las embarazadas, es que eviten en la medida de lo posible la manipulación de excrementos de animales. Si no hay otra alternativa, dicha actividad debe hacerse con guantes para evitar el contacto directo con los desperdicios.