Esposa le explica a su marido, con dibujos, porqué está tan cansada

El hecho de saber que vendrá un nuevo bebé en la familia es la mejor noticia que los futuros padres pueden recibir en toda su vida, pero pocos se imaginan qué es lo que realmente les espera una vez que esa criatura nace y reproduce todas y cada una de las mañas que tenía en el útero femenino. Por lo mismo, una madre se ha decidido a relatarle a su marido por qué siempre está cansada aun cuando él duerme como si nada.

Explicación a través de dibujos

Si hay madres entre nuestros lectores, seguramente escucharon a sus maridos decir que no entendían cuál era la razón de que con un bebé no se pudiera dormir en paz, pero finalmente una mujer lo pudo explicar de la mejor forma posible a través de unos muy creativos dibujos. En la colección de imágenes, la joven madre de una hermosa niña y un nene explica de una forma bastante simple y chistosa qué es lo que significa ser mamá en lo cotidiano y por qué las madres siempre están cansadas.

En los dibujos que más llamaron la atención, se puede apreciar cómo se desarrolla una noche cualquiera en su cama mientras ella atiende a su pequeño hijo y su marido duerme plácidamente. Hay una frase muy recurrente en la mayor parte de las imágenes y es la de Useless nipples, lo que significa que los pezones de su pareja no son para nada útiles en lo que a calmar el llanto del pequeño respecta. Esto significa que toda la responsabilidad recae automáticamente en ella por ser la única capaz de hacer que el bebé se tranquilice.

Al principio, se ve como ambos duermen tranquilamente hasta que el bebé empieza a llorar desconsoladamente unas dos horas después de haberse acostado. Como es lógico, la madre se despierta y se levanta a ver qué es lo que le ocurre a la criatura, mientras que el padre sigue durmiendo como si nada hubiera ocurrido. Cuando comienza a amamantar al bebé, este comienza a rasguñarla en el área del abdomen, a lo que ella reacciona diciendo que va a tener que cortarle las uñas para que no siga haciendo daño.

Qué ocurre luego

Para proseguir con la misma secuencia, vemos cómo el bebé, luego de haber rasguñado a la madre, bota un poco de leche en las sábanas. A esto, ella dice que lo va a tener limpiar luego, pero su esposo sigue durmiendo como si no hubiera mañana. Incluso luego de haber calmado su llanto a través de la lactancia, el nene sigue despierto y cada vez más inquieto, por lo que comienza a pegarle y a darle patadas que le impiden el más mínimo descanso.

Llega un punto en el que ella se ve obligada a desarroparse para no tapar al niño, por lo que comienza a tener mucho frío y se pregunta cómo es posible que el pequeño sude con semejantes temperaturas. De más está decir que el padre sigue durmiendo como si no estuviera ocurriendo absolutamente nada.

Para finalizar, vemos a la pareja con el bebé en la mañana y se ve al padre contento y rozagante luego de una reparadora noche de sueño. Por otro lado, la madre amaneció con unas ojeras y rasguños que delatan cómo fue su tortuosa noche.